El poder de cambiar

El mundo está dividido en personas buenas  y malas. La formación de una persona puede depender de 3 factores:

  1. La familia
  2. El entorno
  3. Uno mismo

Nadie puede escoger el tipo de familia que nos tocará, eso no depende de nosotros, mucho menos el entorno, la cual podemos cambiar por decisión propia cuando seamos mayores. Aún así, el entorno influye mucho en nuestra formación temprana, y aquí tiene mucho que ver el gobierno, que está encargado de las escuelas, los hospitales, la seguridad ciudadana y el mismo trato con la sociedad en la que vivimos. Pero ninguno de estos dos factores, la familia y el entorno, determinan completamente nuestra forma de ser. Somos nosotros mismos los que decidimos qué camino tomar. Como humanos, tenemos el regalo de poder desarrollar nuestra personalidad y también, la capacidad de poder cambiar. Continue reading “El poder de cambiar”

¿El mal por el bien?

A lo largo de nuestra vida nos vamos a enfrentar a distintas situaciones, obstáculos y problemas que pondrán a prueba nuestros valores y principios. Muchas veces, con tal de llegar a un fin, uno es capaz de hacer ciertas cosas que moralmente pueden considerarse malas, dejando de lado los códigos personales que uno tenía, si es que lo tenía. Lamentablemente la mayoría de la gente no tiene códigos ni mucho menos principios, no sienten ningún tipo de remordimiento al ejecutar pequeñas muestras del mal. Muchos son capaces de acostarse con la novia de su amigo en una noche de fiesta, y muchos más son capaces de darle un dinero extra a su profesor para que le apruebe una materia. Esas personas no saben reconocer el mal, o lo que es peor, no sienten ningún cargo en su consciencia luego de hacerlo. Personalmente, defino al mal como algo que te hace daño a ti u a otras personas o seres vivos. Si el corrupto no siente nada, si por las noches duerme tranquilo, pues sus valores y principios están por los suelos. A aquella persona que ha sido bien formada, el más mínimo acto de maldad puede puede causarle tormentos en su mente. Continue reading “¿El mal por el bien?”

La dura y hermosa carrera de la vida

Viendo “The Shawshank Redemption” puedo recordar ciertas verdades como el disfrute de algunos pequeños placeres de la vida: la libertad, unas cervezas con tus amigos, el sentir de la lluvia y las mujeres. Uno nunca sabe apreciar la belleza de la mujer hasta que lo condenan a cadena perpetua y no vuelve a ver una fémina real por el resto de su vida. Pero de entre tantas verdades y lecciones que la película puede dar, hay dos conclusiones completamente claras: la vida es jodidamente dura, y aún así muy hermosa. Continue reading “La dura y hermosa carrera de la vida”

Suele pasar

Ya hace varios meses que gente a mi alrededor me escucha decir “suele pasar” cada vez que sucede algún inconveniente. ¿Pero qué significa realmente esa expresión y por qué he agarrado la costumbre de usarla?

La película Forrest Gump es una película maravillosa. Es sin duda una obra maestra. Si unos aliens me pidieran que les recomiende las películas que mejor representan a la humanidad, esa estaría en mi top 10. Esa película tiene muchas escenas memorables, pero hay una en partícular de la que hablaré en esta ocasión. La escena “shit happens”. Continue reading “Suele pasar”

El arte de la masculinidad

El internet es una gran herramienta cuando se lo sabe usar. Llevo muchos años navegando por diferentes plataformas y he visto cosas maravillosas, así como cosas terribles. El mundo del internet es como la vida real, una mezcla entre el bien y el mal. Existen muchas páginas buenas, sobre diferentes temas, ya sea de tecnología, cine, noticias, etc. Pero de vez en cuando, uno se topa con páginas que resaltan entre los demás, que van más allá de solo publicar artículos y recibir likes o comentarios. Existen algunas páginas, como The Art of Manliness, que intentan cambiar el mundo, mediante la difusión de filosofía y buenas costumbres. ¿Alguien dijo nautilano.com?

Continue reading “El arte de la masculinidad”

¿Por qué debes crear tu propia filosofía?

 

Imagínense que el mundo se está acabando en este instante. Cientos de personas están en la plaza principal de la ciudad escuchando a un tipo gritando algunas líneas de la Biblia. Cantando, llorando y pidiendo el perdón de sus pecados. De pronto, algo se ve en el cielo, una luz muy intensa. Es el momento que todos estaban esperando, serían testigos de la salvación de la que tanto habían escuchado durante toda su vida. La luz en el cielo cada vez se hace más potente y las personas ya levantan los retratos y monumentos de sus santos sobre sus brazos. Pero de la luz en el cielo no aparece ni Dios ni sus ángeles, sino unos aliens, que observando las imágenes que tienen en sus brazos, explican a todos el verdadero origen del universo y de la humanidad, y que nos estaban observando desde cerca, pero el vernos pasar nuestros últimos segundos de vida creyendo en mentiras hizo que se sintieran mal, y entonces sintieron la obligación de contarnos la verdad.

Continue reading “¿Por qué debes crear tu propia filosofía?”

Nautilanismo y las religiones

Una de las características del nautilano es creer en lo que quiere, en lo que de verdad cree, de corazón. Muchos fuimos bautizados de niños, ni siquiera habíamos leído los fundamentos de una religión y ya éramos parte de una. Si me hubiesen preguntado a los 15 años si quería formar parte de la religión cristiana, la respuesta hubiera sido NO. Pero ésta es una opinión propia, tengo mis razones y fundamentos. Yo fui bautizado católico, críado en una familia católica y formado en una escuela católica. Podría decir que es casi un milagro el poder haber formado mis propios juicios y pensamientos, pero no olvidemos que el nautilano es fuerte y resistente, y cree en lo que él quiere.

Continue reading “Nautilanismo y las religiones”