Todos los años a finales de Diciembre e inicios de Enero (disculpen si es redundante), los estudios cinematográficos envían copias de sus mejores producciones a los miembros de la academia para que sean analizados y posteriormente nominados a los premios Oscars. Estas copias son en formato DVD-SCREENER, es decir, no son de la mejor calidad pero sí son muy aceptables, sobretodo porque la mayoría de esas películas aún no han sido estrenados en los cines ni mucho menos disponibles a la venta en formato Bluray.

El dato curioso es que cada año, sin excepción y aunque a veces con unos días de retraso, ¡comienza la época de los screeners!. 

El mundo está dividido en personas buenas  y malas. La formación de una persona puede depender de 3 factores:

  1. La familia
  2. El entorno
  3. Uno mismo

Nadie puede escoger el tipo de familia que nos tocará, eso no depende de nosotros, mucho menos el entorno, la cual podemos cambiar por decisión propia cuando seamos mayores. Aún así, el entorno influye mucho en nuestra formación temprana, y aquí tiene mucho que ver el gobierno, que está encargado de las escuelas, los hospitales, la seguridad ciudadana y el mismo trato con la sociedad en la que vivimos. Pero ninguno de estos dos factores, la familia y el entorno, determinan completamente nuestra forma de ser. Somos nosotros mismos los que decidimos qué camino tomar. Como humanos, tenemos el regalo de poder desarrollar nuestra personalidad y también, la capacidad de poder cambiar.

A lo largo de nuestra vida nos vamos a enfrentar a distintas situaciones, obstáculos y problemas que pondrán a prueba nuestros valores y principios. Muchas veces, con tal de llegar a un fin, uno es capaz de hacer ciertas cosas que moralmente pueden considerarse malas, dejando de lado los códigos personales que uno tenía, si es que lo tenía. Lamentablemente la mayoría de la gente no tiene códigos ni mucho menos principios, no sienten ningún tipo de remordimiento al ejecutar pequeñas muestras del mal. Muchos son capaces de acostarse con la novia de su amigo en una noche de fiesta, y muchos más son capaces de darle un dinero extra a su profesor para que le apruebe una materia. Esas personas no saben reconocer el mal, o lo que es peor, no sienten ningún cargo en su consciencia luego de hacerlo. Personalmente, defino al mal como algo que te hace daño a ti u a otras personas o seres vivos. Si el corrupto no siente nada, si por las noches duerme tranquilo, pues sus valores y principios están por los suelos. A aquella persona que ha sido bien formada, el más mínimo acto de maldad puede puede causarle tormentos en su mente.

Una de las cosas que hago en mi tiempo libre es ver películas. Me considero un amante del cine, es uno de los artes más bellos que existen. El hecho es que la mayoría de las mejores películas de la historia no están en Netflix y mucho menos la pasan por tv. Para ver películas de los años 30, por ejemplo, necesitas saber dónde buscarlos y cómo descargarlos. En esta entrada les voy a compartir este conocimiento.

Antes que nada, mi opinión sobre la piratería.

Existen dos maneras de descargar, ustedes deciden cuál es la más fácil para ustedes.

Método 1: Torrent

Muchas veces uno quisiera regresar al pasado y disfrutar de algunas cosas como la música, las buenas costumbres perdidas y las películas. Hay algo en el cine clásico que nos enamora, nos atrapa y enciende la llama inmortal de nuestro romance con el séptimo arte. Personalmente me considero un cinéfilo, he visto muchas películas geniales, ya sea de los 60’s o del 2018. A lo largo de los años he ido formando una lista de mis películas favoritas y en esta entrada escribiré sobre la que ocupa el primer lugar de la lista y de mi corazón.