Reseña: Green Book (2018)

Reseña: Green Book (2018)

Aprovechando la temporada de premios y la filtración de screeners, creo que es el momento indicado para empezar a escribir mis propias reseñas de cine, y no pude haber empezado con una mejor película: Green Book, una de las grandes candidatas a ser nominadas a los premios Oscar 2019.

Dirigida por Peter Farrelly y protagonizado por un conocido Vigo Mortensen y el ganador del Oscar a mejor actor de reparto por Moonlight: Mahershala Ali. En su momento, no entendí porque Mahershala ganó su respectivo Oscar, lo vi muy poco en pantalla y no creí que era suficiente para ganarse tal premio. A diferencia del año pasado, en el que Sam Rockwell se llevó el mismo premio y en mi opinión bien merecido.

Sin embargo, en Green Book, Mahershala brilla en todo su explendor, ¡qué actorazo!, no sé a qué premio lo van a nominar, si al de actor principal o al de reparto, porque les soy sincero, en la película no pude definir quién era el protagonista. Todos conocemos el talento de Vigo Mortensen, es un placer verlo y sin duda se merece una nominación.

Green Book, película de comedia dramática,  junta todos los ingredientes de una buena película de su género, gran historia, escenas divertidas, un profundo mensaje, excelentes actores y sobretodo: BUENA MÚSICA. Sobre todo si eres un fan de la música clásica y te encanta el jazz, te aseguro que te vas a emocionar en cierta escena.

La trama gira en torno de Tony Lip, un carismático chofer italiano que si bien tiene malos modales, no carece de valores y principios. En busca de trabajo, Tony se llega a ser chofer de un músico negro, una persona absolutamente culta, y mientras recorren las distintas ciudades para hacer sus presentaciones, se enfrentan a distintos momentos de tensión, racismo y prejuicios de los Estados Unidos en la década de los 60’s.

Una hermosa película 10/10.