Cuéntame de tu mundo,
dime cuál creencia predomina,
y si tus ideales limitan
con las fronteras de tus mares

Dime cuál es tu mayor maravilla,
tu más cuidado patrimonio,
y si en tu santuario más sagrado
habita algún demonio

Dime por dónde queda tu monte más alto,
la montaña al que nadie llega,
y si hay un permiso especial
para clavar mi bandera

Cuéntame de alguna leyenda,
si algún monstruo te atormenta,
yo te aseguro mi princesa,
no le tengo miedo a esa odisea

Dime si hay algún sueño
que por momentos tambalea,
yo te prometo, lo que fuera,
haré por protegerla

Dime cómo llego a tu mejor paisaje,
tus más dulces riachuelos,
yo me volvería loco
por intentar beber de ellos

Dime cuál es el mejor lugar
para ver tus estrellas,
aunque si la luna no las opaca,
lo haría tu belleza

Cuéntame de tu mundo,
y disculpa, de verdad,
si parezco conchudo

Cuéntame de tu mundo,
quiero darle una vuelta en bicicleta,
no en tren ni avioneta.

Dedicado a la musa de mil caras.

**La imagen destacada es de una escena de la película “Singin’ in the rain”**