Viendo “The Shawshank Redemption” puedo recordar ciertas verdades como el disfrute de algunos pequeños placeres de la vida: la libertad, unas cervezas con tus amigos, el sentir de la lluvia y las mujeres. Uno nunca sabe apreciar la belleza de la mujer hasta que lo condenan a cadena perpetua y no vuelve a ver una fémina real por el resto de su vida. Pero de entre tantas verdades y lecciones que la película puede dar, hay dos conclusiones completamente claras: la vida es jodidamente dura, y aún así muy hermosa.

No sabemos cuál de estos dos lados de la vida se nos presentará primero, qué tanto durará la tormenta o el bello atardecer, qué tan fuerte será la tristeza y qué tanto nos durará la alegría. No importa qué tan cuidadosos seamos con nuestros planes, la vida siempre encuentra la manera para golpearnos. Tratar de esquivar esos golpes es imposible, lo único que podemos hacer es aumentar nuestra fortaleza y capacidad para levantarnos de las caídas. La vida es dura, amigos, lo es para todos. Basta con ver algunos programas de Nat Geo para notar que la naturaleza no discrimina especies, que es terrible y hasta a veces injusta, tanto para un león alfa como para una indefensa cría de cebra. Hay mucha gente mala en el mundo, la mayoría en el poder, y si bien no nos topamos directamente con esas personas, tarde o temprano lo hacemos con el sistema creado por ellos. Lo que le pasó a Andy Dufresne, le puede pasar a cualquiera. Incluso en estos instantes deben haber personas pasando por lo mismo.

Aún así, ¡aún así!, la vida es muy bella. La alegría está en pequeños momentos y placeres que tenemos que aprender a reconocer y disfrutar. El mismo hecho de estar libres, de poder acariciar un perro, de sentir el sol y la lluvia, de estar con tus amigos o de agarrar la mano de una dama; son suficientes razones para disfrutar de la vida, una carrera que comenzamos ganando y que debemos de continuar hasta la meta, no importa qué tantos tropiezos, fracturas o rasguños tengamos, tenemos que continuar.

LimpArtisticArcticfox-max-1mb