A lo largo de mi vida he jugado muchos videojuegos, en consolas como el Playstation, Nintendo Wii y PC. Los juegos que se robaron mi corazón fueron GTA San Andreas, GTA IV, AGE OF EMPIRES II, PES 13 Y 17, y FAR CRY 3(que para mí es el mejor que he jugado). Recién en Noviembre del año pasado, mi primo y unos amigos me invitaron a un pub de Dota 2, una cabina de internet donde solo se juega ese videojuego. Era la primera vez que jugaba en línea y  desde entonces lo vengo jugando continuamente.

Dota 2 es un MOBA donde formas parte de un equipo de 5 y debes enfrentarte a otro para destruir su base. Con el juego teniendo más de 100 héroes y casi la misma cantidad de ítems, nunca hay una partida igual. La misma naturaleza del juego hace que sus jugadores se molesten ante una derrota, echándole la culpa a sus compañeros, insultando, peleando y reportándose. La comunidad de Dota 2 es conocida por ser muy “tóxica” justo por esa razón, aunque yo tengo entendido que esto mismo sucede con la gran mayoría de juegos online. Cuando uno juega con personas de varias partes del mundo, está expuesto a tratar con diferentes personalidades y estados de ánimo. Algunos entran al juego para entretenerse, para subir de ranking o para ¿escapar de sus problemas? Uno nunca sabe. Una persona con un mal día puede arruinarte la partida a propósito y nadie está libre de eso. Dota 2 es muy jugado en USA, Rusia, China y Perú. Los peruanos tienen mala fama en la comunidad porque juegan en servidores de los países mencionados anteriormente, insultando y arruinando la partida de los demás.

¿Por qué juego Dota 2?

Porque me gusta. Y a mis amigos también. Tener conocidos que juegan el videojuego lo hace más entretenido. Veo en cada partida de Dota 2 una oportunidad para cambiar el mundo, porque es en los ambientes más hostiles y ante las personas más amargas donde uno tiene que demostrar que es diferente.

Dota 2 es un juego sobre el trabajo en equipo, y como tal, se necesita de un líder, aquel que acepta sus errores, que comprende los de los demás, que felicita a sus compañeros por una buena jugada, que les dice que no se rindan y que no se burlen de los enemigos cuando están a punto de ser vencidos. Si más personas hacen eso, muchos seguirán el ejemplo, y no solo los estadounidenses y rusos tendrán un mejor concepto de los peruanos, sino que  el mismo peruano empezará a ser mejor persona.

Aquí les dejo una partida que jugué con Timbersaw. Si no conocen el juego probablemente no entenderán lo que está sucediendo. Saludos a mi primo Adriano, Vicente y Rodrigo, doteros pro que hacen la diferencia 😉