El dilema de la piratería

Hay cosas o fuerzas en el universo que jamás podrán dejar de existir, tales como la gravedad, la energía oscura, la piratería.  Hay muchas más, pero esta entrada se basa en la última mencionada.

Antes los piratas eran aquellos que asaltaban fragatas  y asesinaban a sus tripulantes despojándolos de todas sus pertenencias. Ahora, pirata es aquel que publica un libro gratis en una página sin el permiso de su autor, o el que comparte un link que permite la descarga directa de una película antes de su estreno. Pirata es el que comparte, no el que consume. Al menos así lo creo yo.

Si yo publicara un libro en Amazon que cueste $40, no esperaría que jóvenes de 15 años usen la tarjeta de crédito de sus padres cuando en una página de torrents mi libro se encuentra totalmente gratis. No voy a condenar a esos muchachos, porque yo también hubiera hecho lo mismo. No solo eso, sino que yo hice lo mismo. No se imaginan la cantidad de buenos libros y grandes películas que he visto gracias a que los encontré gratis en internet. Obviamente que los hubiese comprado si hubiera tenido tarjeta de crédito, pero ese no fue el caso.

¿Qué pasa con los que comparten el contenido ilegalmente? ¿Son ellos los piratas?. Pues en teoría, sí. Pero personalmente, tampoco los condenaría. Si tu obra es pirateada, es porque es buena. Todos los artistas deberían entender eso.

TODOS los años, las películas nominadas a los Oscars se filtran en internet antes de que se estrenen en la mayoría de los países. Siempre ocurre. Los estudios envían las copias de sus películas a los jurados de la academia y algún empleado suyo los termina subiendo en internet.

Si algo he aprendido de software durante tantos años, es que siempre puede ser pirateado, crackeado, vulnerado. Ya sean los productos de Microsoft o de Adobe, siempre algún hacker logra piratear su licencia. El mismo sistema iOS de los dispositivos de Apple son liberados en un proceso llamado Jailbreak.

Luchar con la piratería es en vano. Siempre existirá. La vida es una constante lucha entre el bien y el mal, no podemos cambiar eso, solo la manera en cómo la vemos.

¿Por qué es un dilema la piratería? Porque como lo expliqué en el deber nautilano, uno tiene que hacer lo correcto. Un adolescente puede desear un libro, pero lamentablemente sus padres no pueden darle el dinero necesario. Él ve el libro en una página de torrents, quisiera descargarlo pero sabe que no es correcto. No sabe lo que se está perdiendo.

Advertisements