El año pasado escribí lo que pienso del feminismo, donde señalo que de nada sirve que las mujeres protesten contra los malos hombres y las leyes que supuestamente los protejen si al final ellas terminan casándose con éstos y posteriormente teniendo una familia. Este es un problema muy grande y solo ha ido incrementándose con el tiempo.

En la prehistoria, las mujeres preferían al macho alfa que las defendía de los tigres dientes de sable y les brindaba abrigo hecho del pelaje de los mamuts. Escojer al más fuerte para asegurar la supervivencia de sus genes era totalmente válido. Pero mientras el tiempo avanzaba, ya no era necesario ser el más rudo o fuerte para ser un buen hombre. Las mujeres, lamentablemente, no se dieron cuenta de eso. Ellas seguían prefiriendo al supuesto macho alfa porque les parecía más atractivo, ignorando factores más importantes que el físico.

 

En muchas películas de los 50s o 60s y de la actualidad, se ven a las mujeres prefiriendo a los jugadores de football u otros deportes sobre los “nerds” que pasaban todo su tiempo en la biblioteca. En ocasiones se ven a éstos tipos rudos molestándo a los débiles. Ahora déjenme decirles algo: ni el capitán de football ni el nerd son unos grandes hombres.

El buen hombre, el verdadero, es maduro, valiente, tiene valores y principios, ideales, ayuda a los demás, defiende a los débiles, tiene planes, es responsable, fuerte y sensible, amable, respetuoso y justo. Y claro, también un caballero.

No es necesario ser mujer para darme cuenta de que casi no hay caballeros en este mundo. Cuando les digo a mis amigos que tienen que respetar a sus novias y serles fiel, ellos se ríen. A mi propia hermana la he visto llorar incontables veces por culpa de su novio. Y a diario se ven noticias de feminicidios, no solo en mi país, sino en todo el mundo. ¿Y por qué hemos llegado a estos extemos? Porque a lo largo de la historia las mujeres han escogido malos hombres para que lideren su familia, criando malos niños que algún día serán padres.

¿Hay buenos tipos en este mundo? Claro que sí los hay. Y estoy seguro que son muchos. Lamentablemente no hay suficientes para todas las mujeres. Muchas van a preferir seguir con los dragones, aún después de haber conocido al príncipe. Pero ya no hay mucho que hacer con eso. Al final, las cosas van a mejorar cuando se desarrollen buenas familias, con un buen hombre como padre y una buena mujer como madre. Y si la mujer no ha podido encontrar a su príncipe, el trabajo será duro pero no imposible. Ellas también pueden crear a un buen hombre por sí solas.