Quizás te sientas sola,
aburrida
e incomprendida

Tal vez pienses que nadie te quiere,
que a nadie le importas
y que pocos te entienden

Has salido de tu mundo,
en busca de otros rumbos,
intentando olvidar,
intentando escapar

Pocos saben por lo que has pasado,
por lo que has sufrido y perdido,
mientras otros rezan por no vivir esas cosas,
yo desearía que eso jamás lo hayas vivido

Eres fuerte, Marinés,
te conocí un día
en la casa de tu tía
y quedé templado de tu sonrisa

Dijiste que tu voz era chillona,
pero yo la sentí muy suave,
como el aleteo de una mariposa

Pude contemplar en la cena,
disimuladamente tu belleza,
esos ojos que se abrían y cerraban,
mientras alegremente hablabas

Todo estaba normal,
mi corazón aún lo tenía en mi mano,
hasta que torpemente,
derribé un plato

Con madurez y ternura,
mientras yo pedía disculpas,
me dijiste “No te preocupes”,
e impediste que tu tía me insulte

Luego de la cena,
ya no apareciste,
quise verte luego,
pero fue imposible

Tu tía le contó a mi madre
las desgracias que has pasado,
yo quedé impactado
porque muchos en tu lugar,
ya estarían derrotados

Quizás te sientas sola
y piensas que no te quieren,
no te confundas, Marinés,
eres más querida de lo que crees