En Julio escribí por qué no tenía Facebook, ni tampoco Instagram, Snapchat u otra red social a excepción de mi querido Twitter. En Agosto comenzó un nuevo ciclo en la Universidad y llevé un curso llamado “E-Business and Marketing”, donde a mi profesor (un buen tipo, por cierto) se le ocurrió la idea de evaluarnos mediante la administración de un Fan Page en Facebook. Era un trabajo grupal, y a mi grupo nos tocó la difusión de la comida regional. El trabajo consistía en publicar contenido en la página, obtener muchos likes y seguidores, además de la realización de dos eventos en la vida real. Todos los integrantes teníamos que ser administradores de la página y nuestra nota dependía de cuánto publicábamos y compartíamos.

Entonces tuve que volver temporalmente a Facebook por unos cuantos meses.

Aspectos Positivos

  • Me gustaba saber de mis amigos, porque son gente que de verdad me importa
  • Seguía algunas páginas de interés, sobretodo a las páginas que compartían información sobre eventos de música y cultura en mi ciudad, de esa manera yo estaba informado y podía asistir.

Aspectos Negativos

  • Muchas noticias falsas que mis amigos compartían.
  • Memes y videos basura, que mis amigos compartían
  • La sección comentarios de la gran mayoría de las publicaciones tiene entre sus “top” comentarios a cadenas, memes tontos, gente escribiendo “papu”, o usando esta carita “:v” acompañado de un comentario sin sentido. También he notado que muchos de mis compatriotas peruanos usan la palabra “no mames” o “se mamó”, una palabra que creo que es mayormente mexicana, también vi comentarios como “que sad :v” o “pasa el pack papu”.

Me gusta saber de mis amigos, contactarme con ellos, pero no lo suficiente para soportar todas las cosas que comparten. Me preocupa que a diario ellos tengan que ver tanta basura, ya están acostumbrados y algún día verán las consecuencias de introducir tan mal contenido e información en su cerebro, si es que no lo están haciendo ahora.

No veía el momento de que se acabe el ciclo para olvidarme de Facebook otra vez. Ahora vuelvo a sentir esa paz que lamentablemente pocos van a sentir.