Ya se habló sobre la importancia de crear tu propia filosofía, de la supuesta búsqueda de la felicidad, y de la guía básica del nautilanismo. Son puntos muy importantes, pero ésta entrada contiene, quizás, las más importantes de todas.

También expliqué que una de las pocas verdades absolutas es que no sabemos absolutamente nada, por lo que tampoco sabemos si la vida tiene sentido. No sabemos si somos producto de una explosión accidental o si un Dios nos creó en siete días y luego se tomó una siesta de millones de años.

El ser humano ha estado buscando la verdad de su existencia desde tiempos remotos hasta tiempos actuales, creando religiones y filosofías en el camino, o poniéndole nombre a los que ya existían, como es el caso del Nautilanismo.

Entonces, ¿tendrá un fin el Nautilanismo?, ¿tendrá sentido una filosofía de vida cuando la vida misma no tiene sentido? ¿será éste el fin del Hombre araña?

El nautilanismo, como la correcta filosofía de vida, tiene los siguientes fines:

Realización personal: A la única persona a la que podemos controlar, es a nosotros mismos. Podemos cambiar, mejorar, madurar. Toda nuestra vida es una película, donde se muestra nuestras derrotas y victorias, caídas y levantadas. Leyendo libros, conociendo historias, ampliando nuestra perspectiva, observando y no juzgando, comprendiendo, defendiendo a los débiles, aprendiendo un arte, practicando una ciencia, respetando a los demás, cuidando la naturaleza, respetando nuestros principios, fortaleciedo nuestros valores, protegiendo nuestros ideales, definiendo nuestras metas y dar todo por alcanzarlas. Solo así se puede llegar a la realización personal.

Equilibrio: Algo está mal cuando ocurren desastres naturales, guerras, inflación, etc. ¿Falta de equilibrio? Quizás. No sabemos si el universo busca el equilibrio de forma consciente o inconsciente, pero nosotros sí tenemos que buscarlo conscientemente. Sin equilibrio no podemos lograr realización personal. Por eso tenemos que trabajar en ello, no importa cuánto tiempo nos tome, es mejor una vida totalmente dedicada a la búsqueda del equilibrio a una vida sin siquiera haberlo intentado. Ya se imaginan qué tipo de vida puede ser esa. Debemos ordenar nuestros hábitos, definir prioridades, valorar nuestro tiempo, solo así lograremos autorrealizarnos y llegar al siguiente fin.

Paz Interior: Solo sabrás si llegaste a éste fin en los últimos segundos de tu vida. Y debe ser una sensación genial. Los corruptos, narcos, asesinos, etc, lamentablemente no podrán sentirla. ¿Y cómo se llega a tener paz interior?, es simple. Solo tienes que hacer lo correcto. Debes saber diferenciar entre el bien y el mal. Es normal si te equivocas, pero debes tomarlo como parte del proceso de aprendizaje, de maduréz. El nautilano hace lo correcto, cree en lo que realmente cree, defiende sus ideales, vive una vida en equilibrio, busca la autorrealización, y claro, hace las cosas a su manera, como Frank Sinatra.

Dejar la obra: Éste es el fin más importante de los 4, porque va más allá de nosotros, simples humanos cuyas cenizas se extinguirán en cientos de años. ¿Qué tienen en común los grandes genios de la historia? Dejaron su obra, para que los demás de su especie disfruten de sus conocimientos, aprendan de sus experiencias y quizás, sean tomados como ejemplo. Dejar nuestra obra, un resumen de nuestra vida, es lo mínimo que podemos hacer. Ya sea una pierna rota, un amor perdido, un descubrimiento, un poema, algún cuento, algún pensamiento. No importa qué captítulo de nuestra vida sea, a alguien le va a servir, y es en ese entonces cuando nuestra existencia ha tomado un pequeño sentido.