Cuando tenía 11 o 12 años asistí a una conferencia en la cual el expositor soltó la siguiente frase “El fútbol es un deporte de 22 idiotas persiguiendo un balón”, provocando la risa de los asistentes y dejando al expositor satisfecho. Hasta ahora no entiendo si lo que quiso decir era un chiste o si realmente no le gustaba el fútbol. Quizás no entendía el deporte, y si ése hubiera sido el caso, no debió hablar mal de algo que no entiende. El punto es que ésa frase es una de las frases más ridículas que he escuchado en mi vida, incluso a mi corta edad pude notar tremenda ignorancia.

Hay muchas personas que no les gusta el fútbol, al igual que al expositor. Eso se respeta, y ellos también deberían hacer lo mismo. Puede que lo vean un deporte ridículo, aburrido o una manera en la que la gente pierde su tiempo. A ésas personas les tengo un mensaje: Está bien que no les guste el fútbol, pero no pueden negar que es un lindo objeto de estudio.

¿Un objeto de estudio?

Pues sí. Todos los deportes son hermosos, absolutamente todos. Pero el fútbol es el mejor, no solo por cuestiones y características del juego, sino por lo que ocasiona. El fútbol une a la gente, a un país, a un continente, a un planeta entero. Por un día o por unas horas, los venezolanos olvidan sus problemas y los sirios ignoran las guerras. Un gol, un grito de gol, sobretodo aquellos sufridos, o que ocurren en el último minuto, casi definen con exactitud el significado de euforia y emoción. El día de un partido importante, la gente tiene mente puesta en la hora del cotejo, e incluso el presidente declara jornada no laboral.

¿Y por qué pasa todo esto? ¿Qué causa que la gente se vuelva loca por este deporte?

Es que es simplemente hermoso. El fútbol es jugado en todas partes del mundo. Ni el clima, ni la cantidad de jugadores o el estado de la pelota impiden que éste deporte se juegue. Se juega en los barrios pobres y en los barrios ricos. En un partido todo puede pasar, los favoritos pueden perder y los débiles vencer. Todo depende del amor, el sacrificio, los sueños de niño de los jugadores, la actitud, la pasión.

Incluso una vez que ya conoces el fútbol, ves estrategias, tácticas, reglas. Un 4-3-3. Un 4-3-2-1. Jugar con un punta, un falso 9, un carrilero que sube y baja, jugar con 3 defensas y un arquero líbero. ¿22 idiotas persiguiendo un balón?

Éste gol de Panamá que le dió la clasificación a Rusia 2018 a los últimos minutos es increible y es un gran ejemplo de todo lo que he estado escribiendo: euforia, amor a la patria, lágrimas, pasión, feriado al día siguiente, etc.

A los que no les gusta el fútbol, les tengo otro mensaje: La próxima vez que su país viva un partido importante, dejen de criticar por un momento y observen. Observen todo lo que causa el fútbol, quizás vean a la gente haciendo estupideces, pero es así. No pueden negar que lo que ocasiona el fútbol no lo pueden ocasionar 22 idiotas que corren tras un balón.

Eso que llaman fútbol, es una de las cosas más hermosas de la vida.