Una de las características del nautilano es creer en lo que quiere, en lo que de verdad cree, de corazón. Muchos fuimos bautizados de niños, ni siquiera habíamos leído los fundamentos de una religión y ya éramos parte de una. Si me hubiesen preguntado a los 15 años si quería formar parte de la religión cristiana, la respuesta hubiera sido NO. Pero ésta es una opinión propia, tengo mis razones y fundamentos. Yo fui bautizado católico, críado en una familia católica y formado en una escuela católica. Podría decir que es casi un milagro el poder haber formado mis propios juicios y pensamientos, pero no olvidemos que el nautilano es fuerte y resistente, y cree en lo que él quiere.

Yo no soy ateo, por cierto, pero ésta entrada no es sobre mí, es sobre el nautilanismo.

Una persona puede creer en el Dios cristiano, en Alá, o en dioses Indios, pero no debe dejarse cegar ante las religiones. Las religiones fueron creadas por los hombres, y luego  subdivididas entre otras por sus propios intereses. La creación de una religión es algo normal, natural en la historia, por eso también hay que comprenderlo, aunque haya sido un error, es parte de nuestra naturaleza humana. Lean “El mundo de Sofía” para entender cómo las religiones incurrieron en nuestras vidas.

El punto es, puede que no exista un Dios, y también puede que sí. Nadie lo sabe con exactitud. Pero, ¿y si existiera? ¿Qué quisiera un Dios de nosotros? ¿Acaso sabe que existimos? ¿Nos creó y luego tomó una siesta de 5 millones de años y por eso no escucha nuestras oraciones? ¿Le gusta que lo alabemos? ¿Le gusta que se mate gente en su nombre? ¿Le parece bien que mucha gente se pase gran parte de su vida encerrado en una iglesia? ¿Y si no existe ningún Dios y todas estas preguntas son ridículas?

Aquí entra el nautilanismo.

El nautilano cree en lo que él quiere. Puede creer que existe un Dios, pero no sabe si el paraíso existe o si la biblia cuenta historias verdaderas. Solo sabe algo: está vivo, y en el planeta tierra, y ésto significa que tiene que hacer el bien, ser bueno con los demás, no porque está escrito en un libro, sino porque le da paz interior, y ésto es una señal de hacer lo correcto. Estamos aquí, y esto es todo lo que sabemos. Qué importa si después nuestras buenas acciones no son recompensadas, igual debemos hacer lo correcto, el nautilano hace eso.

Entonces, si vas a creer en algo, hazlo porque has leído, investigado, pensado, juzgado y meditado. Sé fuerte ante lo que te dicen en la escuela o en la iglesia, tienes derecho a tener tus propias creencias y a defenderlos.