¿Tendrá un sentido la vida? Ni yo, ni tú, ni nadie nunca sabrá la respuesta. Pero hay muchas cosas que se pueden hacer mientras vivimos en esta eterna incógnita.

La vida normal de una persona estándar se basa en los estudios, el trabajo, crear una familia y luego esperar una muerte tranquila mientras vemos a los nietos jugar. Ésta secuencia se repite en la gran mayoría de las personas. No está mal, para nada.

Solo somos un pequeño destello de luz en el tiempo. Somos como estrellas fugaces, que en realidad son pequeños trozos de un meteorito rozando la atmósfera. Es probable que nuestra corta existencia no influya en la historia de la humanidad. Quiźas 100 años después de nuestra muerte, ya nadie nos visite en el cementerio. Es probable que todos nuestros recuerdos, nuestros momentos de alegría y sufrimiento, o las buenas acciones que hicimos en vida se vayan esfumando lentamente.

A menos que… dejes tu obra.

Vivimos en una época donde es fácil compartir nuestro trabajo. Cualquier tipo de trabajo. Compone una canción y publícalo en Soundcloud, escribe poemas y cuentos en WordPress, comparte tu filosofía en Twitter, graba tu opinión y compártelo en Youtube. No importa si a nadie le interesa. No importa si no tienes visitantes, No importa si no tienes lectores. Los grandes genios nunca fueron comprendidos en su tiempo. Ellos trabajaban por el beneficio de la humanidad, pensaban en el futuro, no en su generación.

¿Quién sabe si mañana se extingue la humanidad, y antes de que eso suceda, alguien envía todos los escritos alojados en WordPress al espacio con la esperanza de toparse con alguna estrella? ¿Y luego de mil años luz, aquella base de datos sea descubierta por una civilización super inteligente? ¿Y que luego de haber compartido todos los escritos entre su gente, tú eres el favorito de muchos, siendo tu obra estudiado en escuelas y universidades?

Tener un visitante al mes, aquí en el planeta Tierra, en realidad no importaría mucho.