Empezé a masturbarme a los 16 años. Antes de esa edad, tenía conocimiento de este hábito que muchos jóvenes tienen, pero siempre pensaba que era ridículo comparar el placer que te puede dar una mujer con la sensación que te da tu propia mano. En mi último año de secundaria, con las hormonas muy alteradas, finalmente experimenté esa curiosa práctica. Fue una gran experiencia.

Tiempo después de comenzar este hábito, empezé a sentir las consecuencias, aquellas que luego descubrí que no era el único a quien afectaba.

El sentimiento de culpa, de soledad, fracaso, y muchas otras más impulsaron a miles de personas a compartir sus experiencias en una comunidad en reddit llamado NoFap. A diario se leen historias de los valientes que se propusieron eliminar ese hábito de sus vidas. Los fapstronauts, como suelen llamarse, son el tipo de personas que son concientes de la sociedad en la que vivimos, saben que la mujer es mucho más que un cuerpo bonito, y que el sexo no es como lo interpretan unos simples actores.

Existen muchos videos en youtube donde explican los conceptos del NoFap. Indican, por ejemplo, que la masturbación nos hace más conformistas, que impiden que salgamos a enfrentarnos a la persona que nos gusta, a conversar, salir y posteriormente terminar en la acción del coito y culminando con el orgasmo. Pero muchos no hacen eso, y en su lugar prefieren quedarse en casa a ver una porno y en unos minutos llegar al mismo objetivo, el orgasmo. Esas personas están en un circulo vicioso. Muchas no son concientes del daño que se hacen.

Todos comenzamos,  muy pocos lo dejamos.

La masturbación es cosa de adolescentes. Es una etapa por la que se debe pasar, donde conocemos nuestra sexualidad, pero hay un momento en que lo debemos dejar, voltear la página, saber que fue una linda etapa y seguir adelante. No puedes convertirte en un hombre de verdad si no pasas por ciertas cosas en la vida. Una de esas muchas cosas, es el autocontrol y la conciencia que uno debe tener de lo que está bien y lo que está mal.

Vivimos en un mundo donde exhiben lujuria en casi todos los medios de comunicación, las personas tienen una idea errónea del sexo. Es peligroso tener compañeros en la escuela, trabajo, o vecinos que por las noches distorsionan su mente mirando cualquier tipo de porno. Algunos terminan siendo depravados y hacen daño a otras personas, otros, la gran mayoría, se hacen daño a sí mismos.